RECETA: CENTOLLO/A COCIDO

Lo primero que tenemos que hacer a la hora de cocinar el centollo es evidentemente comprarlo. A la hora de comprarlo debemos procurar que esté vivo, ya que esto nos va a garantizar la máxima frescura, aunque para cocinarlo podemos cocerlo vivo o muerto, variando la forma de prepararlo dependiendo de su estado. Para  ambos estados lo recomendable es cocerlo en agua marina, pero como esto resulta a veces complicado la solución es introducir 70 gr de sal por litro de agua para obtener una solución similar al agua marina. La cantidad aproximada de agua es de 5 litros por pieza. Dentro del la olla donde vamos a cocer el centollo junto con el agua marina o con sal, lo ideal es echarle también una ramita de laurel que le dará ese toque especial. 

Si lo adquirimos muerto, introducimos el centollo en agua fría con sal cuando esta hierva. El tiempo de cocción se empieza a contar una vez que el agua vuelve a hervir con el centollo dentro. Si adquirimos el centollo vivo pero lo queremos cocinar muerto, se puede matar de forma muy simple: se le echan unas gotas de vinagre en la boca y simplemente esperamos, ya que este proceso dura unos pocos minutos. Una forma de comprobar que ya están muerto es fijarnos en la espuma que expulsa por la boca. Una vez que deja de echarla, significa que ya está muerto y preparado para cocer. Una vez muerto se cuece de la manera explicada anteriormente.


Si por el contrario, adquirimos el centollo vivo y lo queremos cocer de esta manera, lo que tenemos que hacer es introducir el centollo vivo en agua fría con la apropiada cantidad de sal y se empieza a contar el tiempo de cocción desde que el agua comienza a hervir. 


Los marineros recomiendan matar al centollo antes de cocerlo para evitar que le se caigan las patas, pero lo cierto es que si le dejamos los tiempos de cocción adecuados no vamos a tener este problema.


Los tiempos de cocción varían en función del peso de la pieza que vamos a cocinar:

  • Centollos de hasta 1 kg: 15 minutos de cocción.
  • Centollos de hasta 2 kg: 18 minutos de cocción.
  • Centollos de más de 2 kg: 20 minutos de cocción.

Debemos mencionar también que si queremos congelar los centollos en vez de consumirlos posteriormente a su elaboración, debemos restarle 3 minutos al tiempo de cocción.  Si lo vamos a consumir después de cocerlo, lo ideal es comerlo a continuación, ya que si lo metemos en la nevera la textura de su carne cambia y puede que nos quede reseco.

Una vez que tenemos nuestros centollos cocidos debemos abrirlos para servirlos a nuestros comensales. La forma más habitual de abrirlos es la siguiente: 


1. Lo primero que debemos hacer es separar las patas del cuerpo y machacarlas un poco con un mazo para que sean más fáciles de abrir.


2. Después separamos el cuerpo del caparazón con cuidado introduciendo un cuchillo para hacer palanca entre las dos partes y nos resulte más sencillo separarlo. Limpiamos el caparazón eliminando las branquias y podemos agregarle la carne que nos sobra del cuerpo.


3. A continuación cortamos el cuerpo en dos mitades, aunque si es muy grande podemos dividirlo en cuatro.


4. Por último, colocamos todos los pedazos, las patas y el caparazón en una fuente, distribuyéndolos al gusto del consumidor y ¡¡listo para comer!!

Escribir comentario

Comentarios: 0