APERTURA DE LA VEDA DEL CENTOLLO

Las vedas de pesca son restricciones temporales y espaciales para la captura de un pescado y/o marisco, restringiendo el acceso del pescador a un área determinada. Hablando técnicamente, se puede definir como un acto administrativo establecido por la autoridad competente en el que está prohibido capturar o extraer un recurso hidrobiológicamente en un área determinada por un espacio de tiempo. Existen tres tipos de vedas:

  • La veda biológica prohíbe capturar o extraer con el fin de resguardar los procesos de reproducción y reclutamiento (el reclutamiento es la incorporación de crías)  de una especie hidrobiológica.

  • La veda extractiva prohíbe pescar o capturar en una zona específica por motivos de conservación de dicha zona.
  • La veda extraordinaria prohíbe extraer por causa de aparición de fenómenos naturales que afectan negativamente a una especie marina (por ejemplo cuando hay toxina).

El fin último de todos los tipos de veda es claramente la prohibición de extraer un pescado o marisco específico, ya sea por un motivo u otro.


La duración de las vedas es variable: tanto pueden durar 1 año o incluso más como durar períodos más cortos, de 30 días a 6 meses. Algunas vedas son fijas, es decir, se corresponden los mismos períodos de tiempo y fechas todos los años, mientras que otras son variables y se van fijando "sobre la marcha", ya que dependen de factores no controlables. Además, se pueden dar durante el mismo período los tres tipos de vedas a la vez.

El período de veda anual que comprende al centollo y a la centolla fue establecido de manera que coincida con su ciclo vital. Esta es una especie migratoria que realiza desplazamientos a zonas más profundas para aparearse, yendo posteriormente a zonas menos profundas para realizar la puesta. La centolla hembra presenta dos períodos de puesta a lo largo del año, siendo el más importante el primero (de febrero a junio). Durante este período se alcanzan los valores máximos de hembras ovadas. El segundo período se inicia en septiembre, al empezar el otoño. Este período es mucho más corto que en el anterior. Es por ello que la veda de la centolla comprende los meses de junio a noviembre.  Durante los últimos años se ha demostrado que si la veda se establece cuando el número de hembras ovadas es elevado se eleva la biomasa reproductora, siempre y cuando se establezcan cantidades máximas de captura diarias en el período posterior a la veda.


Desde ayer mismo ya se puede capturar centolla, pero siempre dentro de unas cantidades máximas establecidas, Así que, si quieres disfrutar del calificado "mejor centollo internacional" no dudes en entrar en nuestra web y realizar tu pedido.

Escribir comentario

Comentarios: 0