TALLAS MÍNIMAS

A la hora de vender y comprar pescados y mariscos debemos tener en cuenta un aspecto muy importante: que cumplan la talla mínima. Es esencial respetar esta talla por motivos legales, pero también por motivos biológicos sobre todos en algunas especies cuyo crecimiento es muy lento. Existen campañas para concienciar a la población de este hecho: recordemos la que lanzó el ministerio de agricultura, alimentación y medio ambiente con el mítico eslogan "Pezqueñines no gracias, hay que dejarlos crecer".  Es muy importante para cualquier comprador conocer la manera de determinar la talla mínima en las especies reguladas por nuestra legislación, ya que el incumplimiento de estas tallas puede ser sancionado con multas desde 150 a 6.000 euros. 


Entonces, ¿cuál es la manera de determinar las tallas mínimas? 





En el caso de los pescados tenemos que observar y medir su largo: desde la cabeza a la cola.

En cuanto a los mariscos, dependiendo del tipo de marisco que estemos observando, nos tenemos que centrar en unas características u otras.




Para determinar la talla mínima de los equinodermos lo que observamos es el largo del animal, es decir, el largo de su esqueleto. 

En el caso de los crustáceos, cuando hablamos de los crustáceos de cuerpo alargado tenemos que medir el largo de su cuerpo, desde la cabeza a la cola. En el caso de los crustáceos de cuerpo corto en lo que nos fijamos es en el tamaño de su caparazón.


Para los moluscos también existen diferentes criterios en función del tipo de molusco. Entonces, para los gasterópodos tenemos que medir el largo de su concha, para los bivalvos el ancho y para los cefalópodos el largo de su cuerpo excluyendo la cabeza y los tentáculos. En el caso del pulpo (molusco cefalópodo) la talla mínima se determina en peso y no en tamaño.


Una vez que ya sabemos cómo medir los diferentes mariscos y pescados, es hora de conocer las tallas mínimas legales para ambos publicadas en el DOG (Diario Oficial de Galicia) por la Consellería del Medio Rural y del Mar.

PESCADOS


MOLUSCOS


CRUSTÁCEOS


EQUINODERMOS


Escribir comentario

Comentarios: 0